RSS

Archivo de la categoría: Entrenamiento

Ganbatte: Esfuerzo total, victoria completa

Ganbatte: Esfuerzo total, victoria completa

Un esfuerzo total, es una victoria completa

(Mahatma Gandhi)

M. Gandhi

¿Hasta qué punto puedes dar lo mejor de tí? ¿Eres capaz de concentrarte en lograr la perfección?,

¿Durante cuánto tiempo puedes soportar un esfuerzo prolongado sin quebrar tu espíritu?

En Japón existe el concepto Ganbaru, (頑張る) que quiere decir “trabajar muy duro y tenazmente en tiempos difíciles”, de donde viene la expresión de ánimo hacia la lucha Ganbatte!!, que se puede traducir como “¡lucha!”, pero también como “¡Haz tu mejor esfuerzo!”, “¡Permanece!, “¡No te rindas!” “mantén el enfoque”, “¡Adelante!”, así como “buena suerte”, “difícil”…

GANBATTE!!

Ganbaru se centra en la importancia de terminar una tarea y no detenerse hasta alcanzar el objetivo.

El esfuerzo continuo para superar los obstáculos (incluso si no se tiene éxito) es un concepto muy importante en Japón.

Ganbaru se trata de un proceso activo de participación en algo concreto, mientras que existe otro concepto, propio del Budismo Zen, familiarizado con éste, que se entiende como una actitud hacia la vida; Gaman 我慢 “soportar lo aparentemente insoportable con paciencia y dignidad”.

Gaman-tsuyoi, 我慢強いque añade tsuyoi (“fuerza”), significa “sufrir lo insufrible”, o “tener una gran capacidad de resistencia estoica”.

Gaman se traduce generalmente como “perseverancia”, “paciencia”, “tolerancia”, o “abnegación”, y se describe como una costumbre que significa “actuar lo mejor que uno pueda en tiempos de adversidad y mantener el autocontrol y la disciplina”.

Con este concepto de Gaman, se reconoce en psicoanálisis la actitud cívica de los japoneses en las grandes crisis de su historia, así como su comportamiento ante las catástrofes de la naturaleza, cuando todos colaboran en la reconstrucción, sin contemplar la idea de realizar saqueos o robos.

Mostrar gaman es visto como un signo de madurez y fuerza. Mantener en silencio los asuntos personales, problemas y quejas, demuestra fuerza y buena educación, pues los demás podrían tener problemas mayores. Si una persona fuera a recibir ayuda de otra, debería mostrarse humilde, sin pedir más ayuda que la necesaria, ni expresar ninguna preocupación.

En Kyokushin, nuestro concepto Osu!, proveniente de la expresión Osu no seishin, Espíritu de la Perseverancia, recoge los conceptos activos y pasivos antes nombrados.

Osu! Al ser usado como saludo, identifica a los participantes del estilo dentro de una misma filosofía de perseverar bajo presión. Así mismo, como sujeto activo de la acción, sirve como anclaje hacia un espíritu de superación y resistencia personal, mediante un método de programación neurolingüística.

Este método consiste en elevar una expresión -En este caso Osu!– a la categoría de recurso de activación personal y grupal, ante una explicación, de cara mantener la atención, y ante un reto o adversidad, con el fin de que la costumbre sitúe al practicante en la acción con la predisposición deseable para ello.

OSU

El cerebro almacena información en redes neuronales que se conectan con las partes que controlan el movimiento, como el del habla, y las sensaciones internas y externas, como el sonido. El aprendizaje de información o una habilidad ocurre cuando se establecen nuevas conexiones y se fortalecen las que ya existen.

PNL son las siglas de la pseudo ciencia llamada Programación Neuro Lingüística

Por este proceso se considera que la práctica continuada del kata ayuda a los karatekas a generar una red neuronal particularmente eficiente, en términos esotéricos, podemos hablar de Mushin (mente no mente, actuar eficientemente de forma natural sin pensamiento previo) Asimismo este condicionamiento, se da de igual manera con la costumbre de la voz OSU!, que suele ir acompañada del movimiento de cruce de brazos y tensión de los puños.

El movimiento estandarizado, conlleva una leve reverencia, que recuerda al practicante la cortesía y la humildad que requiere un esfuerzo completo.

La elegancia de la cortesía no tiene por qué ser cómoda. La elegancia tiene una parte de sacrificio personal para satisfacer la visión del receptor.

Ante un comportamiento elegante, el receptor se siente alagado a la vez que genera respeto y aprecio por la persona elegante.

Las costumbres y comportamientos corteses propios del Budo Karate, como la ropa adecuada de entrenamiento (dogi), el saludo en forma de reverencia, el aguante físico en posición erguida después de una situación de estrés físico y mental, etc. crean unos hábitos de disciplina y rectitud por los cuales es posible poder ser reconocido como budoka, y además podrán ser extrapolados al combate en situación de adversidad.

Sin humildad, no es posible hacer un esfuerzo completo, incluso aceptando la propia muerte en el intento.

Salir del confort personal es propio de un entrenamiento efectivo.

Ser capaz de someterse a las instrucciones soportando frío, calor, sed, cansancio, sin llegar a doblegarse, creará un espíritu de perseverancia inquebrantable en momentos de estrés.

En resumen, los rituales propios de la práctica marcial, lejos de ser ceremonias obsoletas, son parte del entrenamiento espiritual del budoka. Entendiendo que el mundo espiritual en artes marciales, está relacionado con las emociones a las que se puede aferrar durante las crisis.

El budoka normaliza la humildad, cortesía, respeto, esfuerzo diario, disciplina, etc. como una parte normal de su rutina de entrenamiento, ya que no se trata de mejorar tan solo sus marcas deportivas, sino de mejorar su carácter a través de la vía marcial.

GANBATTE KUDASAE!!!

OSU!!!

 

ARTES MARCIALES: COMBATIR LA PRESIÓN

ARTES MARCIALES: COMBATIR LA PRESIÓN

En el contexto de una cena con amigos, surgió el tema de la presión intrínseca en la competición deportiva. Hubo quien dijo, que no es lo mismo prepararse para una competición, que entrenar sin ese objetivo.

Ciertamente, una de las motivaciones por las que en artes marciales se han desarrollado sistemas deportivos de competición, es simular, en un ambiente controlado por reglas, sensaciones de estrés que se acerquen a una lucha real.

Final Open Internacional de Portugal Kyokushinkai IKO1

Sin embargo, las artes marciales son hoy en día un reconocido sistema para afrontar el estrés mediante su práctica. El hecho, es que durante el entrenamiento y las pruebas específicas (entrenamientos especiales, exámenes, pruebas de resistencia, competiciones…) se llegan a límites de intensidad, tanto físicos, como psicológicos, que nos pretenden situar por encima del estrés propios de una situación real.

Tan solo con un entrenamiento superior a la realidad, conseguiremos la eficacia.

Si una confrontación real puede ser más angustiante que una controlada, suele deberse a la incertidumbre.

De hecho, para un competidor experimentado, no son iguales las sensaciones en su primer campeonato, donde su incertidumbre es mayor, que cuando ya ha generado una cierta costumbre a ese medio.

En artes marciales se trabaja sobre el aspecto marcial FUDOSHIN, que se traduce como mente inamovible. Se trata de una especie de estoicismo propio del carácter oriental, que acepta la situación tal y como es, guiado por una voluntad de desempeño específica hacia ese objetivo.

Fudoshin

En ocasiones Fudoshin puede parecer una simple represión de emociones, y quizá con el tiempo pueda ser erróneo mantener este tipo de actitudes represivas. En otras ocasiones, esta voluntad de realizar algo con ahínco, puede confundirse con ira, sin embargo, la ira nos llevará al descontrol, y Fudoshin es un espíritu sosegado a la vez que activo.

En términos occidentales, hablamos de dos tipos de estrés: Distrés y Eustrés.

-Distrés, o estrés negativo, que se presenta con sentimientos de angustia, melancolía, fatiga, tristeza, bloqueo, desesperanza… y puede volverse crónico o al menos tardar mucho en desaparecer.

-Eustrés: Es el estrés beneficioso que procura actividad a nuestro sistema fisio- psicológico, es previo a la acción y está motivado por el deseo de obtener algo.

Ambos se deben controlar, con el objetivo de no caer en el desánimo; en el caso del distrés, y para no perder el control de la situación, debido a un entusiasmo excesivo, en relación al eustrés.

Mokuso

El entrenamiento con ejercicio físico regular, junto con los sistemas respiratorios propios de las artes marciales, sumado a un sentimiento positivo por haber alcanzado pequeñas metas tras cada sesión, ayudará a fortalecer Fudoshin en el practicante, creando a través de la repetición de rutinas, respuestas que se automatizan, disminuyendo así el principio de incertidumbre en una situación estresante.

En este punto el lector, puede plantearse la cuestión de “¿Qué pasa con esos días en que voy a entrenar y no me sale nada?”

La respuesta en relación a la mente inamovible de permanente conquista personal, que es Fudoshin, es: “¡Al menos has ido a entrenar!” y si además se es consciente de que se ha realizado un esfuerzo (cada uno en su propia proporción) se es merecedor de una recompensa personal en forma de sentimiento positivo.

En cuanto a la presión en la competición, es indudable que cualquier campeonato exige una serie de responsabilidades e incógnitas, que nos sitúan en altos niveles de estrés. Sin embargo, una práctica marcial seria, aunque no posea sistemas de competición, o teniéndolas, que el practicante no opte por ellas, mantiene unos niveles de mejora personal individual, con los que se puede trabajar para familiarizarse con la regulación del estrés.

Open internacional de Madrid

Ejemplos evidentes son los exámenes de grado, las demostraciones públicas, pruebas de resistencia como Kangeiko (entrenamiento de frío), Suchogeiko (entrenamiento de calor), pruebas especiales como tameshi wari, (rompimientos), tameshi kiri (cortes), series de combate como Goju nin kumite o Hiaku nin kumite (combate de los 50 o de los 100 hombres) o derivados, cursos y seminarios o entrenamientos privados con un maestro, así como la propia auto exigencia durante la práctica, frente al espejo, o en vídeo.

Senpai J. Egidua entrenando en solitario bajo la atenta mirada de Kaicho Bernard Creton, 10º dan

No conozco a ningún experto en artes marciales que no tenga un alto nivel de presión con su mejora en el entrenamiento, o con el mantenimiento de sus capacidades.

Que exista presión, no quiere decir que el practicante no la pueda controlar transformándola en responsabilidad. Si no hubiera cierta presión por conseguir un resultado, tampoco habría un sentimiento positivo por haberlo logrado, y no se entendería la pasión por la practica marcial.

A diferencia de otras prácticas deportivas y juegos, que se basan en la competición, y en los que el entrenamiento está totalmente enfocado a este desempeño, la principal práctica del artista marcial es el propio entrenamiento, puesto que nuestro objetivo es desarrollarnos a niveles físicos, mentales y espirituales a través de la práctica del camino marcial. Si con suerte, jamás se llega a tener que utilizar la violencia en una situación real, que es el objetivo sobre el que se estudia y entrena, será un éxito completo, a pesar de la aparente contradicción.

Ludus SIPR Dojo

En ocasiones hay competidores de sistemas deportivos propios de las artes marciales, que se dejan llevar por situaciones de distrés ante la competición. Sería interesante analizar sus rutinas de entrenamiento, y ver en qué punto de este han abandonado la práctica marcial, para dedicarse plenamente a la práctica deportiva, o cuánta práctica marcial ritual aplican, o han dejado de aplicar en su entrenamiento diario, sufriendo consecuentemente las mismas dificultades que un deportista de una práctica no marcial o no ritualista.

Un budoka puede sucumbir a un estrés negativo, por supuesto, al igual que a un mecánico, se le puede averiar el coche. Pero ambos tienen experiencias y herramientas a su alcance para solucionarlo.

En cuanto al control de las emociones para el cultivo de Fudoshin, tanto positivas, como negativas, suele pasar por retrasar a voluntad la auto respuesta, y más aun, la recompensa en emociones positivas.

Es decir, el hecho de no expresar victorismo ante un triunfo, hará que seamos capaces de relativizar nuestro logro, comprendiendo posteriormente mucho mejor una situación en la que experimentemos fracaso.

Por otra parte, la celebración tras conseguir una buena técnica en un combate, hará que descuidemos nuestra capacidad defensiva, disminuyendo nuestra atención.

También al obtener un pequeño logro deseado, experimentamos un deseo pasional de repetir de manera inmediata una forma concreta que tras muchos intentos nos ha llegado a salir correctamente. Este descontrol de la emoción hará que se retrase la repetición de este logro, ya que la técnica necesita un control conjunto de la mente y el cuerpo.

Ambas emociones – ira y euforia- provocan que la mente se enturbie. Y una laguna sólo refleja el paisaje cuando está en calma.

El poder de una expresión sonriente, sosegada y serena, es un poderoso aliado en el momento previo a una prueba.

La recomendación para los competidores de deportes de contacto, es que no abandonen la práctica marcial, pues en ella encontrarán su propia esencia y las respuestas a sus emociones elementales.

Tal y como enuncia el tratado clásico sobre artes marciales “Bubishi” en sus leyes sobre sabiduría:

Sé fiel a tu práctica”.

 

BURN OUT DEPORTIVO Y LA AUSENCIA DE DO

BURN OUT DEPORTIVO Y LA AUSENCIA DE DO

Tras treinta y tres años de práctica continuada de las artes marciales, he visto como muchos de mis compañeros y estudiantes se han ido quedando en el camino, abandonando la práctica, algunos de ellos de gran talento y rendimiento, y por supuesto por diferentes motivos: Académicos, diferentes intereses deportivos, laborales, familiares…

En aquellos que se habían dedicado a la competición, era común detectar signos de BURN OUT, que es una expresión inglesa, que se puede traducir libremente al castellano, como “fuera por estar quemado”.

En la competición deportiva existe el riesgo de que se den algunas condiciones comunes que superan física y mentalmente al competidor, sobre todo al de gran desempeño, relacionadas con distintos aspectos, tanto internos, como externos. El centro de psicología UPAD de Madrid, agrupa estas dificultades en los siguientes problemas que se observan en deportistas que sufren el síndrome de Burn Out:

-Problemas físicos: Propensión a las lesiones (sobretodo antes de los torneos), dolores musculares y articulares, problemas alimenticios, como pérdida de apetito o sobre alimentación por ansiedad, dificultades respiratorias, incremento de la presión sanguínea y mayor ritmo cardiaco durante el descanso.

-Problemas de tipo Inmunológico: Caracterizados por una bajada de las defensas, que provoca vulnerabilidad ante las infecciones, muchas veces relacionadas con infecciones de tipo respiratorio y gastrointestinal.

-Problemas de tipo Bioquímico: Aumento del cortisol, serotonina, adrenalina y de los ácidos grasos en el plasma. Disminución del glucógeno muscular de la hemoglobina, hierro y ferritina.

-Problemas Psicológicos, tales como alteraciones del estado de ánimo, ansiedad, irritabilidad, sensación de cansancio, somnolencia o letargo, baja autoestima, falta de concentración y confianza, trastornos del sueño, pérdida de la lívido, aumento del diálogo interno negativo y pensamientos negativos.

Este conglomerado de síntomas afectan a la motivación, que es básica para iniciar, guiar y mantener la conducta deportiva.

Los motivos que conducen a esta situación de “estar quemados” se pueden agrupar a su vez en sobre entrenamiento, presiones externas y sensación de estancamiento,  incluso en varias o todas ellas a la vez.

Las recomendaciones de los profesionales para evitar este tipo de dificultades que nos llevan a los efectos anteriormente expuestos, son marcarse objetivos a corto plazo, con el fin de auto regularse y potenciar la motivación.

Además de esto, el rendimiento deportivo está tradicionalmente marcado por tres pilares fundamentales:

-Entrenamiento

-Alimentación

-Descanso

No obstante, en esta numeración clásica, nos olvidamos de un factor tan determinante como los tres anteriores: La satisfacción.

Sandra Sánchez, Campeona Olímpica de Karate

El sentimiento positivo en la actividad diaria es algo básico, y que el entrenador deportivo debe vigilar en sus competidores. Aun llegando a límites de sufrimiento y sacrificio personal, o a respuestas de negativas en las marcas, estos serán sobre llevados de mejor manera, si el competidor o participante, disfruta de su práctica y recibe una retro alimentación positiva y validadora de su esfuerzo, tanto por su propio punto de vista, como por parte de su equipo, conformado por su entrenador y sus compañeros de práctica, así como por su entorno social inmediato.

Esto no significa que no haya que definir las marcas en base a su rendimiento, y apuntarlo en caso de que no sea el adecuado. No se trata de que a un competidor se le falsifique la realidad de sus logros, pero sí que se valide su esfuerzo, se refuerce mediante recompensas ajustadas de atención y mérito y que se sienta parte de un grupo con un objetivo común.

Ludus SIPR Dojo

Por otra parte, la práctica deportiva, con toda su auto exigencia, se invalida si el rendimiento está sujeto tan sólo a ser mejor que otro practicante o adversario: El objetivo real de la práctica saludable no es la obsesión con superar a otra persona, sino a uno mismo.

El objetivo deseable es ser mejor de lo que era ayer.

No obstante esta frase también conlleva una trampa. Y es que hay que comprender la relatividad de lo que significa “ser mejor”.

Con la propia maduración, y pase de los años, el practicante no será mejor en ciertas capacidades físicas, que irá perdiendo inevitablemente con el paso de los años, pero podrá seguir mejorando su técnica y capacidad para crear estrategias eficientes con el fin de seguir disfrutando de su práctica.

Por otra parte, las Artes Marciales, que no son en sí un deporte, sino una práctica mitad física, mitad mental y espiritual, precisamente ganan en profundidad con el paso del tiempo y a través de la práctica continuada.

En nuestra práctica, la competición sólo es la punta del iceberg.

Un golpe en un kata de un maestro con setenta años de práctica y estudio, deja de ser un elemento puramente físico y técnico, para ser una proyección de tipo intelectual de su propio espíritu, y de la pura esencia de la técnica. Se trata de una abstracción artística.

Un artista marcial, debe comenzar sus años de entrenamiento con duros y rígidos patrones de entrenamiento físico regulado, hasta captar la esencia del movimiento e identificarse con la forma a niveles meta físicos.

Tal como se hace en la caligrafía kanji, existe una forma estandarizada y un nivel avanzado en el que cada practicante experto crea su propia interpretación del kanji. En términos occidentales, es similar a la firma, en que los caracteres de la caligrafía de nuestro nombre se distorsionan y dejan paso a nuestra esencia personal, por encima del convencionalismo gramático.

Evolución de la escritura kanji.

En los practicantes de Karate, que abandonan su estudio debido a diferentes situaciones, entre las que reina el burn out, al cabo de los años sienten inevitablemente una sensación de vacío, ya que al tender al término absoluto, al abandonar la competición o el entrenamiento regular, también abandonan por total la práctica marcial. Su cuerpo, mente y espíritu reclaman los patrones de  movimiento a los que se han acostumbrado y al cabo de un tiempo, la sensación de vacío existencial, se manifiesta en la mente del antiguo practicante.

Muchos se dan cuenta que al abandonar el Karate, también han abandonado el Do, el camino espiritual del que se han nutrido durante mucho tiempo, y les invade la nostalgia. Cuando tratan de regresar se encuentran que no pueden compararse con su estado físico del pasado, y les vienen sensaciones de frustración y nostalgia.

La cura a estos males viene dada por la humildad en la práctica y el espíritu de Shoshin, o corazón del eterno principiante.

Y por supuesto, la práctica continuada de las tradiciones técnicas y filosóficas de la escuela, como el kata.

Si el practicante conserva su kata, nunca estará solo, el dojo irá con él. (Dojo; Lugar de seguimiento de la vía espiritual)

Además las artes marciales, en toda su extensión, están diseñadas para compensar los opuestos (Yin y Yang) Duro y suave, interno y externo…

Un practicante joven tiende a enfocarse en la práctica dura del arte, despreciando aspectos internos y suaves de la práctica, que son las claves para la salud y la larga vida.

Pasar de una práctica dura a una interna y suave puede ser frustrante por los sentimientos emocionales del practicante, por eso es conveniente compensarlos a lo largo de toda la vida. Y tal como apunta la teoría Triorigin, nuestra vida debe bañarse en el poder de la sonrisa y el sentimiento positivo, que permitirá seguir la vía del Do (camino espiritual), incluso cuando tan sólo podamos seguir su esencia.

Do
 

Artes Marciales Low Cost y la alquimia del Karate

Artes Marciales Low Cost y la alquimia del Karate

El siglo XXI es la era del “low cost”; el bajo coste económico, la edición de bolsillo y baja calidad de los productos que antes estaban reservados al lujo: El bienestar de bazar.

Ahora se puede viajar a bajo precio y obtener productos antes reservados para altos poderes adquisitivos, a cambio de renunciar al confort o a la garantía de durabilidad. Vivimos en la plenitud y aceptación de la obsolescencia programada. Los bienes de consumo tienen una duración limitada para generar mayor consumismo.

Somos beneficiarios del auto servicio, renunciando al trato de venta de profesionales entendidos, especializados y preparados para ello. Incluso vemos como retrógrada la atención adecuada y personalizada, y se reserva tan sólo a los altos poderes adquisitivos. Ahora todos podemos disfrutar de servicios y bienes como los ricos… Igual que ellos pero a lo “cutre”.

Nos hipotecamos para pagar unas vacaciones, en las que durante unos días, podemos vivir como nos gustaría vivir el resto del año. Preferimos asomarnos al lujo, que invertir nuestro tiempo y esfuerzo en conseguir una vida sostenible, estable y de calidad.

Esta misma filosofía se lleva a la formación. ¿Qué me puede dar beneficios a corto plazo? ¿Cómo puedo hacer lo mismo que aquella persona del escaparate?

El deportista de élite que ha conseguido un gran desempeño en su deporte, al igual que el empresario de éxito, muestra su vida una vez que ha pasado por los diferentes estadios de sacrificio personal.

Vemos a determinado hombre de negocios bajando de su jet privado, pero no nos lo queremos imaginar montando su primer negocio en el trastero de la casa de sus padres. Nos interesa saber dónde pasa sus vacaciones y nos gustaría pasarlas igual, pero no podemos ver qué es lo que hace hasta llegar a esa playa a descansar.

No vemos las horas de disciplina, austeridad y sacrificio personal hasta llegar a los objetivos profesionales, artísticos o deportivos del producto final.

En las Artes Marciales y deportes de contacto profesionales, admiramos el momento del combate, la promoción del espectáculo y la bolsa obtenida, pero no terminamos de ver el proceso de llegada a la cima.

Queremos tener la definición técnica de un artista marcial, sin haber pasado por las sesiones de tecnificación que ha hecho. Deseamos sus aptitudes físicas sin tener en cuenta el proceso de habilitación de su cuerpo, admiramos su esfuerzo, sin tener en cuenta los periodos de formación de su carácter y disciplina, con sus privaciones, limitaciones, frustraciones y reajustes de su entrenamiento y de su  propia vida.

El “low cost” también se acaba pagando: Lo barato sale caro.

Esto, por supuesto, no lo digo tan solo en términos económicos. Ya que el precio, tiende a ser un convencionalismo social, y en muchas ocasiones, en nuestro arco cultural, un falso certificado de calidad: Cuanto más cueste mejor será. Sin embargo el valor no siempre está relacionado con el precio.

Cuando las artes marciales se han mantenido durante cientos, e incluso miles de años, como procesos de transformación del cuerpo y el carácter, para modificar al individuo en algo nuevo y perfecto, con métodos de larga duración e individualización ¿quién puede creer que debido a una moda, alguien que ha aprendido algunos trucos por un tiempo limitado y breve, puede estar a la altura de un artista marcial preparado?

Incluso pudiendo conseguir en un corto periodo cierta habilidad y destreza, el proceso transformador del carácter del practicante, sólo se consigue con el entrenamiento prolongado, ininterrumpido y disciplinado del practicante.

Desarrollar las destrezas mentales del artista marcial, es superior a dominar algunas técnicas y poseer ciertas habilidades físicas, que se irán perdiendo con el tiempo.

Los espíritus deseables del budoka, tan solo se desarrollan a través del tiempo, práctica y mentalización del propio proceso: Shoshin (predisposición), Zanshin (alerta), Fudoshin (estoicismo), Mushin (reacción natural) y Senshin (iluminación) sólo se consiguen a través de de Osu no Seishin (perseverancia).

Aquello que se aprende despacio, se aprende para siempre.

El instructor en artes marciales, no es un monitor deportivo, ni un amenizador para los más jóvenes. Es un mentor y transmisor de una ciencia ancestral, con las claves de la técnica moderna, además de un reflejo de una sociedad que parece que se aleja en la utopía. Una sociedad en la que se premia el esfuerzo, en que la ponderación social, se obtiene con méritos virtuosos, y donde el esfuerzo y la constancia educan con el ejemplo.

El profesor de Artes Marciales es como el antiguo artesano que moldea o fragua una pieza de auténtico valor personal y social, y por eso ha sido tradicionalmente respetado, tanto como un alquimista, que es capaz de transmutar la materia mundana en oro, con métodos reservados al iniciado que se entrega al estudio y la práctica.

En la fragua del dojo, el martillo del herrero es sustituido por la disciplina, el yunque por el respeto, el fuego donde se forja es la intensidad del entrenamiento y el agua donde se enfría es la atención del sensei, de cuya habilidad irán saliendo herramientas de mayor o menor calidad, en base a la materia prima y al tiempo de forja. Incluso con una materia prima poco atractiva, si la voluntad del herrero es buscar la perfección, será capaz de ver y extraer el espíritu de katana que se puede llegar a refinar con el esfuerzo y el arte adecuados.

Cada uno evolucionará a su ritmo, reclamando la atención que precise. Con el riesgo de que un material fácilmente moldeable en un principio, puede llegar a labrarse menos, por considerar que la pieza es ya demasiado bella, mientras que la que recibe más y más pliegues y golpes de martillo, podrá superarla en eficiencia debido a la constancia en la herrería.

Cuando la voluntad es la adecuada, el Karate puede ser el proceso alquímico para convertir la piedra de hierro bruto, en una joya de oro.

Cuestión de satisfacción personal, dedicación y esfuerzo, que serán multiplicadas gracias a la actitud adecuada en el desempeño, que blinda estas cualidades en base a disciplina y respeto.

 

El valor de la imagen. Campeonato de Europa de kata On-line

El valor de la imagen. Campeonato de Europa de kata On-line

Ayer se celebró el Campeonato de Europa de kata online, organizado por Kyokushin Kan España en cooperación con la prestigiosa plataforma lituana Kumite Technology.

Fue un éxito de participación, con 200 competidores de 30 países y hubo pocos problemas técnicos, que fueron rápidamente subsanados.

WIBK Karate España obtuvo 14 medallas con dos dojos participantes, por lo que debo felicitar a todos los participantes y sus senseis.

Ludus SIPR, al frente de la Sensei Erika Ciudad (WIBK Euskadi), coordinadora infantil del dojo, con su equipo, lideraron toda la mañana la clasificación general por equipos con 4 oros, 1 plata y 1 bronce, y consiguieron el 3er puesto en la clasificación general de todas las categorías.

También mi enhorabuena a Kyokushin Castellar (WIBK Catalunya) que lideraba senpai Toni Lucha, con un digno 8° puesto en la clasificación general, obtuvieron 8 medallas: 1 oro, 3 platas y 4 bronces.

Mi reflexión personal sobre el campeonato ha sido sorprendentemente positiva en cuanto al torneo, pues he de confesar que en un principio tuve mis reticencias a participar, sobre todo debido a la novedad que suponía para mí y mi dojo competir en un torneo on-line.

Fue la insistencia del organizador, Sensei David Sánchez, del Dojo Nintai (Kyokushin Kan) quien me convenció con su entusiasmo y su convicción hacia este proyecto.

Ha sido una experiencia gratificante, donde se ha podido analizar la puesta a punto de los competidores más jóvenes (en el caso de mi dojo) en un ambiente protegido y con pocos costes económicos.

A nivel técnico, mi impresión global del campeonato es que los instructores debemos continuar con la línea de ser exigentes con nuestros competidores, y para eso debemos ser exigentes con nosotros mismos, ya que su desempeño es el reflejo de nuestro esfuerzo.

La participación deportiva es un derecho de cualquier persona, sin embargo debemos seleccionar bien en nuestros dojos a participantes que nos representen en campeonatos de gran relevancia.

Debemos valorar a nuestras selecciones del dojo, sobre todo, en base a su esfuerzo, si queremos que este esfuerzo les oriente hacia la excelencia técnica y a una mejora personal.

En este sentido, debemos cuidar su imagen, al igual que la de nuestro dojo. Un competidor no puede presentarte ante una prueba sin ir adecuadamente vestido o sucio. Esta dejadez suele ir acompañada de una desgana física y psicologica. Si nos preocupamos en cada sesión de que su imagen sea adecuada, se verá reflejado en su auto concepto, y se volverá más cuidadoso con su pureza técnica y su camino hacia la perfección de su carácter.

Por último debo hacer una reflexión técnica importante, como un comentario general más sobre mi percepción del campeonato a nivel gobal, que se puede extrapolar al resto de campeonatos que he visto últimamente.

Kata no es un fin, sino un camino obligado hacia objetivos de combate y de perfección personal.

Si nuestro kata no es capaz de aportarnos cualidades que mejoren estos dos aspectos, es mejor replantearse el trabajo o abandonarlo para buscar otras formas.

Posiciones donde la energía está estancada, golpes potencialmente ineficaces, un uso indebido de la respiración o una colocación errónea de las distintas cadenas musculares, eliminan la eficiencia del kata en nuestro entrenamiento.

La clave para mejorar en este aspecto es abandonar la forma como finalidad y concentrarse en el proceso.

Si la intención de un sensei es que un alumno aprenda una forma concreta, está perdiendo energía y tiempo.

Es el camino hacia la forma el que aportará beneficios al estudiante, lo contrario supone un ejercicio de memoria, pero no tiene por qué mejorar al karateka.

Desmembrar un kata, no solo orientando nuestra atención al bunkai (que también) sino comprendiendo la ciencia del movimiento, que comienza desde los pies, es lo que realmente aportará beneficios sobre nuestra enseñanza.

Kata es el puente que nos lleva desde la orilla del kihon, hasta el camino del kumite. Si estos tres componentes no guardan relación, es que no están adecuadamente estudiados y por lo tanto el método de perfección técnica que debería suponer el Karate, no se estará ejecutando correctamente, por lo que la técnica será ineficaz, y ya no se podrá hablar de Budo Karate.

En resumen, mi visión consiste en que cuidando la forma externa e interna (física y mental) del practicante y enfocándose en un objetivo práctico y eficaz en relación al combate, nuestras tradiciones técnicas y filosóficas, procurarán un cambio positivo en nuestro desempeño. De lo contrario el camino tradicional del karate se desvirtúa y pierde sentido práctico.

Es hora de meditar…

 

Etiquetas: , ,

A veces se gana y a veces se aprende. El ajuste

A veces se gana y a veces se aprende. El ajuste

No entiendo que alguien vea metas en el fracaso. No obstante, esto no quiere decir que no se puedan rescatar datos positivos, que sirvan como base para el ajuste (A veces se gana, y a veces se aprende)

El samurai Muso Gonosuke se enfrentó armado con su bo (vara de 180 cm) a Miyamoto Musashi, por quien fue derrotado, tras realizar ajustes acortando la medida de su arma, volvió a enfrentarse a él, obteniendo la victoria. Es el creador del Jo-Do.

Un objetivo, o una meta, no puede estar cumplido si se proyecta ganar un campeonato, y no se gana. En ese caso podemos hablar de marcas personales, pero no de objetivos cumplidos.

En una visión positivista se pueden elevar ciertas marcas a la categoría de retos individuales: superar miedos, límites físicos, dar lo mejor de uno mismo, conseguir aplicar ciertos aspectos del entrenamiento, e incluso disfrutar la experiencia y participar. No obstante ninguno de estos puede ser un objetivo principal en una competición.

El objetivo de cualquier torneo es ganar de acuerdo con las reglas establecidas. Y como complemento ideal, ganar con la mejor marca personal, que será lo que realmente aporte el nivel de excelencia y exigencia aplicable a la plenitud personal del competidor.

Una marca personal y un objetivo no pueden ser lo mismo.

Un competidor crítico puede estar satisfecho de una marca sin haber cumplido su objetivo, pero dudo que esté encantado de haber perdido…

La marca está condicionada por la mejora en los diferentes aspectos que envuelven el desempeño en una competición.

No obstante, si el competidor nunca gana ninguna confrontación y sigue satisfecho,  quizá se esté ahogando en sus propias marcas, descuidando el objetivo, que en Karate es, principalmente, la eficiencia probada, o en kata, la perfección técnica aplicable a la eficiencia en combate. En ese caso, debería replantearse su desempeño general.

Participar es importante, pero ganar es el objetivo.

Para un karateka combatir es su vida y vencer es su romance (Masutatsu Oyama)

En un terreno mucho más optimista, pero también alejado de la realidad, están las disculpas relacionadas con la experiencia (Instagram: “un reto más…”, “seguimos sumando!”, etc.) Aunque sea 0.2, 0 suma 0.

Por otro lado esto no debe desanimar, sino impulsar a revisar las rutinas de entrenamiento, alimentación, psicología, hábitos…

Una misma acción, suele llevar a resultados similares. Si uno no cambia, y los condicionantes son iguales, es difícil cambiar los resultados.

Aceptar el cambio enfocado a la mejora es parte de un entrenamiento racional y humanista, en el que el alumno y el instructor intercambian datos orientados al ajuste, y en base a la mejora continua.

En este sentido hay que ser honesto con los resultados obtenidos, ya que el fin es mejorar.

Si el maestro Splinter no hubiera sido honesto y exigente con el desempeño de sus pupilos, el Clan del Pie hubiera cenado sopa de tortuga…

Aun aceptando todas las excusas (mal día, arbitraje irregular, imprevistos…) siempre hay que procurar mejorar las marcas personales y orientarlas a la consecución del objetivo principal, que es ganar, y hacerlo con la mejor marca personal posible.

Aquel que se ampara en sus excusas pierde la idea de la optimizacion continua en base al ajuste, y se aleja del objetivo principal para futuras confrontaciones.

En mi experiencia, tanto en la competición no profesional, como en el denominado “deporte base”, no me importa demasiado si un competidor no logra el objetivo de ganar el campeonato, si por el contrario, ha logrado mejorar sus marcas en el proceso, que incluye el propio entrenamiento y la mejora personal, ya que lo entiendo como una inversión de futuro de cara a su desarrollo. Pero he de reconocer que no me entusiasma perder.

En el deporte profesional existen factores económicos y empresariales que pueden condicionar al practicante en su desempeño. Sin embargo, la base del desarrollo de las capacidades del competidor es la misma.

Hay otro aspecto que muchas veces se descuida en el análisis crítico entorno a la derrota en una confrontación: A veces el rival es mejor.

Incluso habiendo optimizado las propias marcas, estas no son lo suficientemente buenas como para vencer a ese oponente. En ese caso, habrá que replantearse aspectos que van desde ajustes en el entrenamiento, a saber si la categoría y división son adecuadas a las aptitudes del competidor respecto de sus rivales.

Una vez más, el entrenador debe ser honesto en el análisis de los resultados.

Krilin no era capaz de vencer a Goku, sin embargo, era mucho mejor que cualquier otro humano… ¡Hasta podía volar! 😉

En un sistema de eliminación directa, esta honestidad es muy relevante, ya que es posible que el competidor haya sido eliminado en la primera ronda (como pasa con el 50% de los competidores) habiendo realizado buenas marcas, con el condicionante de que el rival era mejor. Incluso estando en un nivel superior al resto de los competidores que conforman la liga (coloquialmente se habla de “finales anticipadas). El entrenador debe situarle en un análisis optimista y, como siempre, realizar los ajustes oportunos, y rescatar esas marcas que hubieran resaltado más de haberse tratado de una final, y que parecen empañarse en una fase previa.

Los aspectos motivacionales deben ser una prioridad para el entrenador y el conjunto del equipo, y cada oportunidad de entrenamiento y competición, deben suponer un impulso hacia la mejora y la satisfacción con la actividad.

Hanshi Claudio Alessi guiando a su pupilo, Sensei Sacha Décosterd

En ese mismo sentido el competidor también debe ser honesto con su entrenador, y transmitirle sus sensaciones, objetivos y metas, con el fin de construir puentes sólidos de comunicación hacia fines comunes.

Los hechos, en una competición, no deben desvirtuarse amparándose en excusas, si queremos que la información que rescatamos sea fidedigna.

Es conveniente que el análisis se haga de la manera más objetiva posible, y validando aquello que se pueda rescatar del desempeño del competidor, de cara a reforzar el ajuste.

El tiempo; que conforma la experiencia, es útil si el competidor acepta el ajuste, se centra en mejorar sus marcas y realmente desea cumplir con el objetivo. De lo contrario, deberá satisfacerse con sus historias de Instagram…

https://movementwise.org/stories/claudio-alessi-and-sacha-decosterd/

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Tachi Kata: El arte de la postura

Tachi Kata: El arte de la postura

El arte del Karate busca la eficiencia, que se define como la capacidad de realizar o cumplir adecuadamente una función con el menor número de recursos, frente a la eficacia, en la que no se tienen en cuenta los recursos usados.

Para una mayor eficiencia nos centramos en el estudio de la postura (física, mental y espiritual)

“La base de las artes marciales está en la posición, por lo tanto, mantén una postura correcta en todo momento” (Mas Oyama)

Este hecho, ha provocado, no obstante, que debido a la tendencia de la deportivización del Karate, el verdadero fundamento de las posiciones (tachi kata) se haya sobredimensionado de tal manera durante un periodo determinado, que en la actualidad muchos lo vean como procesos anacrónicos sin aplicación al combate real. Sin embargo acostumbrar al cuerpo a una serie de posiciones provocará beneficios en dirección a la eficiencia técnica, así como a la aplicación en la salud del practicante.

El error viene dado por el abuso del trabajo estático sin aplicación realista de los principios técnicos del movimiento.

Ya el maestro okinawense Chosin Chibana, observando esta temprana tendencia, optó por referirse a las posiciones como pasos, al entender que Karate a penas precisaba de posturas fijas para su aplicación combativa y que el kata es un estudio científico del movimiento de combate, además de ser también formas energéticas preestablecidas.

Chosin Chibana, Kake ashi dachi

En relación concreta al estudio del Kyokushin Karate, se ha visto en las últimas décadas una gran tendencia a ejercicios que resultan anacrónicos, apartando el kihon y el kata de sus propósitos fundamentales como información previa al kumite. Esto ha provocado una especie de ostracismo o marginación de dos de los pilares fundamentales de nuestro Karate. Si bien, hay quien aún los entiende en su versión más puramente calisténica, es decir, como mero acondicionamiento físico.

Este hecho ha provocado entre otras cosas una total pérdida de fundamento en ciertas posiciones básicas como zenkutsu dachi, kiba dachi ó shiko dachi, que se encuentran fácilmente reconocibles en cualquier práctica combativa.

Sumo. Ataque frontal
Kendo

No tanto así el resto de posiciones que tienen como característica ser más cortas y por lo tanto estar más adaptadas al trabajo en corta y media distancia, que es donde predomina aun el sistema de combate deportivo de Kyokushin.

Algunas posturas, como neko ashi dachi y kokutsu dachi, incluso se han revalorizado al influenciarse por otras prácticas marciales como el Muay Thai, donde liberan la pierna adelantada.

Kokutsu dachi como sistema defensivo en MMA

La influencia masiva de las MMA, ha reorientado, en los clubes de Kyokushin, cierto interés por aplicaciones bastante ignoradas durante mucho tiempo por la práctica generalizada de la “ortodoxia” del estilo, y se han revalorizado algunas posiciones que permiten una mayor fortaleza en la aplicación de la fuerza al movimiento.

Judo
MMA, en la misma foto se puede observar una de las aplicaciones de kake ashi dachi, así como de shiko dachi

El problema ha venido dado, precisamente por la popularidad del sistema de combate deportivo Knock Down, al prohibir los agarres, derribos, etc. frente al uso exclusivo del golpe. Incluso la pérdida dela práctica armada, ha hecho que cada vez tenga menos sentido utilizar determinadas posturas alargadas y con el centro de gravedad bajo. Y sin embargo, algunas escuelas, contrariamente a esta tendencia han decidido fomentar el uso de posiciones extra dimensionadas de su función.

Por ejemplo, hoy día hay dos tendencias desacertadas respecto al zenkuntsu dachi:

1.- Posición transitoria para la mayoría de los ejercicios de ido geiko (desplazamiento), como tradición anacrónica del estilo.

2.- Sobredimensión de esta postura, utilizando la posición de ataque avanzada de esgrima europea.

Como se puede observar en la imagen, el esgrimista pasa de una posición defensiva, similar al kokutsu dachi, a una posición ofensiva que podríamos denominar zenkutsu dachi, sino fuera por una cuestión fundamental: El pie de atrás.

En Esgrima, el lanzador utiliza esta posición como una evolución de kiba dachi y shiko dachi, ya que está protegido detrás de la longitud de su arma, y la fuerza la realiza con la mano avanzada (oi tsuki ó jun tsuki), pero nunca haría lo mismo, si el golpe fuera lanzado con la mano contraria (giako tsuki). En el caso del lanzador de esgrima, utiliza esta posición, para nosotros híbrida, para bajar más el centro de gravedad (shiko dachi) y ejercer una fuerza lateral (kiba dachi)

Al realizar un movimiento frontal y también utilizando la mano contraria, con el fin de ser más eficiente, debemos activar el psoas Iliaco, situando el pie retrasado hacia el frente. De esta manera conseguiremos mayor precisión en técnicas de pierna, mayor presión en las técnicas de brazo, pudiendo aplicar el peso del cuerpo y generando potencia, además estimulamos el psoas, considerado un músculo sagrado en los practicantes de artes energéticos como Yoga o Qi Gong.

Por el contrario, si a una técnica de mano cruzada (giako) la impulsamos con el pie como en la primera imagen de esgrima, no conseguiremos la máxima eficiencia. Esto es algo, que no obstante se ha sabido aplicar en combate, pivotando todo el pie, con el talón levantado, para golpear giako tsuki. Sin embargo, aun no es habitual verlo en la preparación de técnicas de pierna como mae geri.

A mi parecer, conviene incluir en los entrenamientos de kihon un “nuevo zenkutsu dachi” con el talón levantado para rematar técnicas como giako tsuki, tal como lo hacen en algunos estilos derivados del Kenpo japonés, como Shiei Jyuku, a esta forma la denomino “shin zenkutsu dachi”

En cuanto a la práctica de las posiciones Kiba dachi y Shiko dachi, me atrevo a decir que se han desvirtuado completamente en la mayoría de los dojos y organizaciones, seguramente al no ser capaces de encontrar funciones prácticas de estas posiciones en un Karate cada vez más limitado. En algunos casos, se han convertido en una posición puramente isométrica utilizada para fines calisténicos o gimnásticos. En muchas ocasiones, Shiko dachi ha sido directamente eliminada de los programas de formación, y se suele ver últimamente en muchos dojos, una posición híbrida entre shiko dachi y kiba dachi.

Shiko dachi es quizá la posición menos entendida en Kyokushin, y sin embargo es una de las más utilizadas en las artes de lucha, de hecho es la posición principal en Sumo y una de las fundamentales en Jiu Jitsu y Judo.

Kyokushin se ha limitado a realizar un inadecuado kiba dachi con los pies hacia fuera, sin embargo shiko dachi debe realizarse con los talones hacia dentro, y no con las puntas de los pies hacia fuera, ya que la utilidad de esta posición es la presión vertical, mientras que la principal utilidad de kiba dachi es la presión lateral.

Kaicho Bernard Creton realizando Shiko Dachi correctamente
Shiko dachi en Sumo
Aplicación de shiko dachi en Judo al derribo kata guruma

Frente a esta posición de empuje vertical, kiba dachi debe ser una posición firme, en la que los agentes entorno a nuestra cadera deben estar firmes y poder soportar sin desplazamiento, tanto empujes laterales, como empujes verticales. Si la posición es demasiado baja, no será posible soporar una carga vertical, para ello habría que posicionar los talones hacia dentro formando shiko dachi. Kiba dachi debe tener la misma longitud que zenkutsu dachi.

En el siguiente video se puede ver una progresión lógica entre distintas posiciones.

Kata y kihon (forma y fundamentos) no son un objetivo o un fin en sí mismo, sino los principios técnicos del arte del Karate.

Nunca he pretendido que un estudiante aprenda una forma o una técnica de forma aislada, ya que lo importante y la esencia, está en el proceso técnico que lleva a esa forma concreta, con el fin de crear un resultado eficiente y perfecto.

Tameshi Wari requiere una postura correcta

 
 

Etiquetas: , , , , , , ,

KYOKUSHIN KARATE ONLINE

KYOKUSHIN KARATE ONLINE

Desde el comienzo de la pandemia, instructores de Kyokushin de todo el mundo nos unimos en varios proyectos para mantener vivo el espíritu del entrenamiento de las artes marciales en nuestros hogares

Desde este canal de You Tube es posible volver a ver esos entrenamientos con algunos de los instructores de mayor prestigio internacional.

https://www.youtube.com/channel/UCxQq6UGxqLEtY_UwEKT_xcg

https://wibks.blogspot.com/2020/05/karate-online.html

92572793_10221948028874984_4929961391621668864_o92947770_10222005723037302_5491654444338642944_o93794229_10222091975193552_2844158739622133760_o94984643_10222193978423569_3634619802271612928_o95881420_10222272721632100_8862607050417373184_o96235245_10222349087981211_1372273116570451968_o95716399_10222298545837689_6585326303866519552_o94986587_1360992464089102_3831496808152956928_n94602182_1360992447422437_6849993407100616704_n94640156_1360992454089103_2541678168788434944_n91915732_10221820846415502_169940293850759168_n

 

Etiquetas: , ,