RSS

Archivos Mensuales: marzo 2016

El kihon del arbitraje en Kyokushin

El kihon del arbitraje en Kyokushin

Karate. No cabe duda que el sistema de competición de Kyokushin, está dirigido hacia karatekas y por karatekas, por lo tanto las acciones del árbitro han de estar regidas por los códigos y formas propias del Karate Kyokushin. No obstante también debemos informar a un público que no tiene por qué estar iniciado en nuestro lenguaje y gestos, aun y así, también nos debe entender.

15360_215152110026_740140026_4497078_6499883_n

En una ocasión un árbitro de la RFEK me preguntó que cómo se podía distinguir a un bombero. Según explicó el conocido maestro, un bombero es el que va vestido de bombero, hace cosas de bombero y se comporta como se le presupone a un bombero, y añadió; lo mismo ha de ocurrir con un árbitro de Karate: Debe ir vestido como un árbitro, hacer cosas de árbitro y comportarse como se le presupone a un árbitro.

En Kyokushin muchas veces los conceptos “presuponibles” o estándares, vuelven a variar en el mundo del arbitraje, dependiendo de la federación, sin embargo, los más generales suelen estar aceptados por la mayoría de los grupos, sin embargo, no siempre se cumplen.

No quisiera entrar directamente a hablar de los árbitros en pantalones vaqueros, o incluso en bermudas… -lo he visto, no es ficción- Quiero hablar sobre el estricto kihon (forma básica) de comportarse de un juez o árbitro de Karate, y aportar alguna idea de la nueva tendencia en el arbitraje mundial.

13cm0217

Todos los experimentados tenemos en la mente los míticos años 70, 80 e incluso 90… en que determinados maestros -podríamos decir pro-hombres del Kyokushin- normalmente japoneses dirigían los combates de nombres también míticos, casi como si ellos mismos estuvieran…. qué digo compitiendo… ¡batallando! como un protagonista más del combate, cerca de los competidores, sintiendo hasta los latidos del corazón.

379989_2947926582374_1387599308_33203181_311327588_n

Se trataba de una forma de arbitraje sumamente personalista, adaptada a aquellos años legendarios en los que los competidores tomaban el centro del tatami y pecho contra pecho, cabeza contra cabeza, ganaban o perdían por pura fuerza de voluntad de forma arrebatada. Y en justa medida el árbitro era un potenciador de este “Kyokushin Spirit”, y los jueces unos meros asistentes para justificar uno tras otro los interminables Hiki Wake (empates) El que mandaba era el Sushin (árbitro)

No quiero decir que esto ya no se haga… más bien que… o ya no se debería de hacer, o no es la tendencia de la evolución del Kyokushin internacional.

1234538_10202179411191897_1963740560_n (2)

Desde los años 90, y más en los últimos diez años, empezamos a ver grandes competidores que se movían de forma diferente, que ocupaban todo el tatami y que realizan saltos y piruetas, evitando el contacto físico a quemarropa… y el arbitraje (aunque poco a poco) ha ido evolucionando en esta tendencia. Y cuando no es así, es el propio árbitro el que enturbia el combate, y provoca que los combates se ensucien… si además contamos con la frecuente falta de iniciativa a la hora de dar decisiones, se provoca la fatiga de los competidores  y  la consiguiente falta de recursos de estos, haciendo menos atractivo el espectáculo, e incluso provocando posibles lesiones en los competidores.

10393771_10205289289536912_8313217278266204305_n

Antes de explicar nada más quiero recordar en orden cuál es la misión de los árbitros, al menos según mi punto de vista:

1-Proteger a los competidores

2-Asegurar el buen resultado

3-Puntuar, amonestar y valorar

4-Dar información

5-Proteger la imagen del Budo

6-Asegurar el espectáculo

388327_129448893833199_100003042665144_151438_130053808_n

Entrando en materia expondré cómo pienso que debe ser o cómo pienso que se hace mejor y por qué:

En cuanto a la postura del sushin:

El árbitro debería estar en una posición erguida -fudo dachi- (deberíamos evitar inclinarnos o posiciones bajas como kiba dachi…) ya que en posición erguida se respira mejor y se atiende mejor a los agentes del combate, a saber:

-Los competidores

-Los jueces

-Los entrenadores

-El juez supremo

El árbitro ha de hacer el esfuerzo de entender que no es el protagonista del combate, ya que este puesto le corresponde a los competidores. Se trata del Arte de estar en segundo plano, y no ser evidente hasta que se le requiera, cuando se debe mostrar claro y firme.

k extreme

El árbitro ha de ser enérgico tanto en su voz, como en sus gestos, para llamar la atención e informar correctamente a todos sus canales de comunicación.

-Los competidores

-Los jueces

-El juez supremo

-Los entrenadores

-El público

El kihon de arbitraje ha de ser limpio, tales como técnicas de karate -porque somos karatekas- los movimientos realmente han de ser golpes de shuto, shotei, nukite…

Y teniendo en cuenta que Karate comienza y termina con cortesía, el árbitro ha de ser el mayor garante de esta máxima. Una de las formas para hacerlo es ocupándose de las fórmulas de ceremonia con el debido rigor.

10440796_10204116444136510_3615852230059435627_n

El árbitro forma un equipo con los jueces (fukushin) si se bloquea la vista de alguno de ellos, se está eliminando un voto que será necesario. Por lo que se debe arbitrar evitando, en la medida de lo posible, bloquear la visión de los demás.

1487297_10201786533249489_1254311255_n

El árbitro no debe correr por el tatami detrás de los competidores, ya que con una buena posición, en a a penas dos o tres pasos, se puede alcanzar el combate. Un árbitro que corre y realiza gestos innecesarios, es un árbitro que no está lo suficientemente oxigenado como para pensar con claridad y reflejos. El árbitro se debe mover en media luna (en semicírculo, de cara a la mesa principal)

10561659_10152830013843058_6334677139122587257_n

Los Fukushin (o jueces) son los árbitros de esquina, quienes emiten su voto con banderas y silbatos.

68792_4867696215415_1574288014_n

Es tradicional en las artes marciales japonesas acompañar voz y gesto, es decir reafirmar las señales con más de un canal de comunicación. Los árbitros hablan a la vez que mueven sus brazos, los jueces mueven sus banderas y pitan con sus silbatos, con excepción de cuando marcan técnicas en las que expresan que no ha sucedido nada, en ese caso, no se debe de pitar, ya que el silbato debería llamar la atención.

Los jueces deben sentarse erguidos, con la espalda en 90 grados respecto a las piernas, y a su vez las piernas dobladas en otro ángulo de 90 grados, con los pies bien apoyados en el suelo, ya que si se acomodan demasiado, llega la distracción, y con la distracción la falta de criterio.

A este efecto recomiendo a los árbitros y jueces que se hidraten con frecuencia y que roten de puesto para no cansarse.

Los gestos de los jueces con las banderas, deben ser enérgicos y precisos, como si se manipulara un arma de kobudo, y no se deben hacer gestos que no vayan dirigidos a dar una información clara a:

-El árbitro

-Los competidores

-Los entrenadores

-El juez supremo

-El público

Por supuesto cada árbitro y juez, debe preocuparse de ser garante de la etiqueta del Budo, de no sobrepasar con su rostro la acción del combate, de mantenerse sereno e imparcial y de valorar el esfuerzo de los competidores.

Por último, y aunque este post podría ser mucho más extenso, quiero recordar algo que es común en casi todas las federaciones, y sin embargo no todo el mundo lo tiene en cuenta, por raro que le parezca al lector, diría… Estudien… o al menos lean la normativa del campeonato antes de arbitrar… y si son de ese extenso grupo que no lo hace, tenga en cuenta que dar empate continuamente provoca que no siempre gane el mejor, además de lesiones en los competidores, aun y así le ayudaré en este post:

10291235_10203118271591981_4597068977306004317_n

Si no hay puntuación o penalización en contra, gana el que se mejor en los siguientes aspectos:

1º- Daños causados

2º-Eficacia de las técnicas

3º-Táctica, técnica, iniciativa, “espíritu de combate”

4º Número de técnicas (que impacten)

Y tan sólo si son iguales en todos los puntos se da hiki wake (empate)

Si siguen estas directrices estarán contribuyendo notablemente a la protección personal de los competidores.

12232913_905517826205363_8127007195530847476_o

 

Anuncios
 

Onna Bugeisha, la mujer guerrera de ayer y hoy

Onna Bugeisha, la mujer guerrera de ayer y hoy

Aprovechando que hoy es día de la mujer, quiero dedicar esta entrada a todas las practicantes de Artes Marciales que día tras día convencen al mundo de su singular fortaleza y dedicación, así como de su lucha desagarrada por abrirse camino entre prejuicios sociales, razones culturales e injusticias históricas.

2m6Ecfq

Y sobretodo a las que demuestran que el hecho de ser mujer, con todas sus particularidades, no es excusa para dejar sangre, sudor y lágrimas en cada entrenamiento, como me gusta decir, “a las que no les da miedo sudar”.

10173678_10152446985706093_5548261222304833730_n

La Historia oficial, académica y tradicional, además de larga e interpretable, suele ser injusta y altamente machista. Basada en la copia sucesiva de los escritos de otros autores, se baña de grandilocuencia a la hora de hablar de la hazaña masculina y postergar a la mujer a un complemento socio-biológico.

Si hablamos de la historia de las artes marciales japonesas, y nos retrotraemos a las imágenes colectivas que nos ha procurado el cine, las heroínas que abarcan estos papeles, si bien cargadas de gran estoicismo y honor, se limitan a ser la mujer, madre o hermana del protagonista, siempre arrodillada en la penumbra de su casa y cuidando a los niños o a su malogrado señor en batalla.

samurai12

Si se busca cierta independencia no pasan de ser una geisha o una bailarina, que siempre tendrá ese componente de complemento de un señor samurai, tanto como su abanico…

En ocasiones nos han vendido casos excepcionales de mujeres particularmente violentas y hábiles, lo que causaba un gran exotismo a la narración, tal y como si el personaje fuese un extraterrestre y no una mujer entrenada.

hdpk5thtcy4rx108yoxc

Hoy quiero reivindicar un periodo arcaico de la historia de Japón, un periodo legendario, difícil, violento y profundamente matriarcal.

Como en otras culturas -tales como la vasca, de la que soy partícipe- el matriarcado consiste en que la mujer es la depositaria de los bienes materiales y culturales del clan, así como su administradora, aunque no siempre sea la líder visible.

Sin embargo, si analizamos la historia de Japón desde su mito fundacional, nos encontramos con Amateratsu, la diosa guerrera del Sol.

Amaterasu_cave

El sol es un símbolo perpetuo de Japón como nación, y es un culto femenino.

Amateratsu coincide con otras muchas culturas protohistóricas que se extienden desde el mismo Pacífico hasta nuestra Europa, pasando por Egipto o Mesopotamia, en que la mujer asume una función de absoluta protectora del hogar, clan y nación. Es más, hablamos de defensora y hábil guerrera. De hecho además del mito, contamos con una serie de narraciones históricas en que estas mujeres se lanzaban al campo de batalla bien armadas y entrenadas, en ocasiones por propio derecho, y más adelante, cuando la historia se “masculiniza”, simulando ser hombres, como en el canto chino de Mulán, o en determinados episodios de nuestra historia medieval europea (como la Varona de Castilla)

varona-2--478x270

En todo caso, y regresando al ámbito del Budo japonés, se pueden destacar en narraciones históricas, notables dirigentes y reinas que acudían con sus tropas a la batalla o asumían poderes de influencia, e incluso de mando, en la corte. Tal es el famoso caso de Lady Masa (Masako) que fue la esposa del primer Shogun Kamakura. De ella se dice que gobernó Japón, si bien nunca nominalmente con un título para ello, sí con su influencia e incluso con su mando.

hojo-masako

Quisiera abrir un paréntesis en la historia para destacar casos, que no me son extraños desde el punto de vista de un karateka del siglo XXI que se ha formado junto a fascinantes mujeres más que hábiles en el dominio de las artes marciales. Con esto quiero dar a entender al lector, que estas figuras que expongo no son extracciones literarias propias de la fantasía o el mito, sino el resultado de mujeres entrenadas y dispuestas al combate, que existen también en los clubes de artes marciales de nuestro presente.

Entre las figuras historicas, siempre me ha fascinado la historia de Tomoe “la domadora de caballos”. Cuando las crónicas se refieren a ella se habla de una mujer de gran fuerza, valentía, maestra en el uso de las armas y con gran habilidad en la doma de caballos.

Hangaku_Gozen_by_Yoshitoshi

Se dice que Tomoe, que era la esposa de un señor samurai (daimyo) cabalgaba junto a su marido hacia la batalla, dirigiendo y alentando a las tropas. En la batalla de Azazu-no-Hara, en la que se cuenta que se deshizo con gran destreza de múltiples enemigos, cuando el líder opuesto intentó capturarla apresándola por la manga de su traje, ella alejó su caballo, y su vestido quedó desgarrado. Su cólera fue tal, que volvió a dirigirse hacia su agresor, cortándole la cabeza con un golpe de su espada. Ella misma presentó tal trofeo ante su marido.

Las mujeres samurais en Japón se especializaban en el tiro con arco, y en la lucha cuerpo a cuerpo, estudiaban las lanzas recta (yari) y curvada (naginata) además del uso de un pequeño puñal sin shuba (protección) de nombre kaiken, que solían esconder en los pliegues de su ropa, con el que ellas cometían seppuku (suicidio) cortándose la yugular.

78aef178873de0427148758c3b3625e0

Tras la llegada de la Era Tokugawa, la de la gran paz de Japón, los hombres se dedicaron al refinamiento de sus costumbres guerreras y las mujeres, al menos aparentemente, quedaron relegadas a contemplar este refinamiento. No obstante, y aunque ya no fueron protagonistas de las grandes historias, si fueron las depositarias de los valores románticos del Bushido, encargadas de su transmisión, e incluso desarrollaron en sus propias agrupaciones femeninas, artes marciales adaptadas a su propia forma. Por lo tanto es falso que las mujeres fueran ajenas al desarrollo de las Artes Marciales.

Por otra parte se sabe de escuelas femeninas de ninjas, que eran particularmente eficientes, sobretodo en aprovechar las debilidades varoniles en su contra.

pg6Q25Jbt3xxXsWMWkbm5nk9WOfLtCyKDRXHDUaecxefXTuilH8rAitB573mZ8rq

El karate o el Judo no fueron ajenos a la atención de mujer, y durante el siglo XX entrenaron conjuntamente con los hombres, aunque hasta finales del siglo no se les reconoció este mérito, que resulta, analizando los testimonios que nos han quedado, una práctica casi tan sólo de forma anecdótica, cuando realmente las Artes Marciales femeninas, son y han sido de gran popularidad en Japón.

0.603032001313517579_irannaz_com

En la escuela Kyokushin de Karate del Maestro Mas Oyama, las mujeres practicaron desde su fundación, esto se puede ver en los libros publicados por Sosai Oyama, en el que siempre aparecían mujeres, además de secciones de defensa personal dedicadas a ellas. E incluso se realizaron desde 1977 campeonatos femeninos de kumite, kata y rompimientos, si bien la publicidad fue casi inexistente.

Tuvieron que esperar a 1995 para que se celebrara el primer Campeonato del Mundo Femenino en Nueva York, una de mis referentes en el tatami por aquella época fue la única representante española, Ixone Elósegui.

1480780_666290106738092_726615082_n

A partir de entonces, el “boom” de la mujer en el Kyokushin fue imparable, llegando a liderar ellas en sucesivos mundiales la excelencia técnica, incluso por encima de los hombres.

875600178mdt5a_d

Al principio se veía sobretodo en las categorías de peso ligero, en que encontrábamos mujeres capaces de hacer de todo, nombres como Ewa Pawlikowska, Elena Vorovyeva, Julye Lamarre ó Zuriñe Eciolaza han pasado ya a los anales de la historia. Pronto se extendió a las pesos medios, y hoy día vemos gran nivel en todas ellas, así como interesantes campeonatos Open.

Además las mujeres en Karate suelen tener mayor versatilidad que los hombres a la hora de adaptarse indistintamente a la competición de Kumite y Kata, mientras que los hombres se suelen decantar por una u otra, siendo menos los que se dediquen a ambas.

rik

Ciertamente las mujeres son diferentes a los hombres en distintos planos. No quiere decir por ello que sean más débiles o incapaces en ningún plano del arte marcial. En mi experiencia, he visto como son sufridas, luchadoras, aguerridas, emocionalmente sensibles, pero valientes y luchadoras.

12798919_10208757531240787_938843044697929354_n

Por todo ello quiero dedicaros este artículo, en homenaje a todas las que me habéis asombrado con vuestro entrenamiento y esfuerzo, no os ha importado deshaceros para volver a reconstruiros más fuertes, y no por ello habéis ocultado o renunciado a ser lo que sois: Guerreras, Mujeres.

Osu!

10270834_10203757247276813_5199901110613395347_n

 

 

 

Seminario Técnico en Barcelona

Seminario Técnico en Barcelona

Shihan Iván Pérez Robles imparte en Barcelona el primer Seminario Técnico de Karate Kyokushin organizado por Kyokushin Castellar.

FB_IMG_1457339684905

Este fin de semana, he impartido un seminario de principios técnicos de karate kyokushin.

FB_IMG_1457232054055
La organización ha estado a cargo del Club Kyokushin Castellar que dirigen Sensei Victor López y Senpai Patricia Jarauta.

IMG-20160204-WA0003

FB_IMG_1457339688855
Alrededor de 45 karatekas llegados desde distintos dojos de Cataluña y Andorra han participado en el seminario, y han estado representadas diversas organizaciones: All Japan Union, Shinkyokushin, KCO, WKB, KWF, FCK y WIBK además de un dojo de Goju Ryu. Entre ellos diversos reconocidos medallitas internacionales, así como distinguidos técnicos de diversas federaciones.

FB_IMG_1457339696454
De manera previa al curso, el viernes día 4 pude dirigir una clase de All Round Fighting a los miembros del dojo Kyokushin Castellar, donde se estudiaron principios básicos de nage waza y ne waza.

IMG-20160307-WA0040
La jornada del sábado, se realizó este 1er seminario técnico con tres apartados.
Durante la jornada de mañana se estudió kihon básico basado en la biomecanica así como ido geiko y un estudio de las posiciones. Dedicamos un importante apartado al ippon kumite en sus distintas variantes y exploramos en torno al bunkai kumite basado en los katas básicos.

FB_IMG_1457339692635
Tras la comida, todos los asistentes participaron en una charla y debate sobre kata de competición. En ella analizamos criterios de evaluación y decisión, así como distintos sistemas de competición de kata.
En la jornada de tarde realizamos un estudio comparado de algunos katas superiores y trabajamos sobre ellos. Tuvimos en cuenta las diferentes líneas de trabajo de diversos katas, con el fin de dar a conocer la realidad del kyokushin en el siglo XXI con su diversidad y puntos en común.

FB_IMG_1457339681198
Quiero agradecer el esfuerzo de los organizadores, así como la buena predisposición de todos los asistentes y colaboradores
También gracias Fuji Mae por su apoyo.
Osu!
Shihan Iván Pérez Robles
WIBK Spain Dai Shihan

 

Etiquetas: ,

Entrenamiento en el Madrid Fight Center

Entrenamiento en el Madrid Fight Center

El pasado fin de semana, el Senpai Alberto de la Vara, de la Federación Shinkyokushin España, organizó un entrenamiento de kumite de competición en su dojo Madrid, Madrid Fight Center.

12802863_1133590000014939_733313918851843640_n

A la cita asistimos karatekas llegados de diferentes dojos de Madrid, así como de otras regiones de España como Lorca y Vitoria, convirtiéndose en un interesante encuentro entre karatekas y dojos, con un sensacional ambiente de entrenamiento.

12794748_1069302116440649_2520180942190390718_o

WIBK España estuvo representado por Shihan Iván Pérez, Senpai Erika Ciudad y Senpai Jessika Egidua, todos del Ludus Crossfight de Vitoria

12798919_10208757531240787_938843044697929354_n

10157145_10208747650033763_821702942736736179_n

 

 

Fallece Shihan José Millan

Fallece Shihan José Millan

el 29 de febrero fallecía el primer cinturón negro de Kyokushin español, Shihan José Antonio Millán, 7º dan, Presidente del Comité Internacional de Kyokushinkan

b6ef6389DEFAULT

Una popular canción dice que “…no hay que llegar primero, pero hay que saber llegar…” y esta tesitura ha ocultado para muchos el nombre, ahora ya legendario de Shihan Millán, que para sorpresa de muchos fue el primer cinturón negro de kyokushin y quizá de Karate con nacionalidad española.

DSC02804

Él fue también el primer presidente del Karate Kan de Zaragoza y por ende de la primera estructura española que representaba el Kyokushin de Sosai Oyama.De hecho así aparece en libros como Advanced Karate, de 1970:

Spain

Karate Kan

Honorary Chairman: Prince Juan Carlos

Chairman: José Millán

Lopez Allue, Num.5, Zaragoza

Karate Kan

Antonio Pinero

Cavia, 15-17, Zaragoza

1340793687_3h5u2267

Como el resto de los pioneros del karate, Shihan Millán había estudiado Judo -llegaría a ser 5º dan-, y posteriormente emigró con el fin de estudiar en la universidad en Japón. Fue una eminencia a nivel académico. Recibió importantes reconocimientos en este campo, entre ellas la Orden del Mérito Civil.

Comenzó el estudio del Kyokushin en abril de 1963, incluso antes de que Sosai fundara IKO y se instalara en el actual Honbu de Ikebukuro (entre diciembre del 63 y enero del 1964)

En el año 1966, ya con cinturón negro regresa a España, sin embargo, ante la prohibición del Karate en ese momento, no le es posible enseñar, y regresa a Japón, donde retomaría su trabajo como profesor universitario, compaginando esta actividad con su entrenamiento y su función de asesor en el Honbu.

Shihan Piñero comenzó la enseñanza en España en 1968, casi a la par que otros maestros de otros estilos de Karate.

En 1972 propició el encuentro entre Sosai Oyama y el entonces Príncipe Juan Carlos, para quien realizaría junto al propio Oyama y un grupo de karatekas una demostración que se extendió por dos horas, en lo que estaba previsto para 10 minutos.

rey

En 2002 renuncia a IKO y junto con Kancho Hatsuo Royama y Fuku Kancho Hiroshige, funda Kyokushinkan, tomando la función de Presidente del Comité Internacional

1456654_667591893275292_1409883888_n-1

Shihan deja dos hijas, ambas estudiantes del Shihan Hiroshige, a las que desde aquí envío mi pésame, así como al resto de la comunidad del Kyokushin.

Osu!