RSS

bushido

17 Jul

En la tradición japonesa el bushidō (武士道, bushidō) es un término traducido como el camino de el guerrero”.

Es un código ético estricto y particular al que muchos samurái (o bushi) entregaban sus vidas, que exigía lealtad y honor hasta la muerte. Si un samurái fallaba en mantener su honor, podía recobrarlo practicando el seppuku (suicidio ritual). Se dice que desde pequeño, el bushidō era inculcado a los japoneses de la clase dirigente incluso antes de despegarse del pecho de la madre.

La palabra samurai procede del verbo japonés saburau que significa “servir como ayudante”. La palabra bushi es una palabra chino-japonesa que significa “pequeña aristocrácia armada”. La palabra samurai fue utilizada por otras clases sociales, mientras que los guerreros se llamaban a sí mismos mediante un término más digno, bushi.

Ha llegado a ser conocido como el código Samurai, pero es más que eso. El nombre dado no es “el código” o “la ley” del guerrero, sino mejor, “el Camino.” No es simplemente una lista de reglas a las cuales un guerrero se debe apegar a cambio de su título, sino un conjunto de principios que preparan a un hombre o a una mujer para pelear sin perder su humanidad, y para dirigir y comandar sin perder el contacto con los valores básicos. Es una descripción de una forma de vida, y una prescripción para hacer un guerrero-hombre noble.

En el corazón del bushido está la aceptación del Samurai a la muerte. “El camino del samurai se encuentra en la muerte,” dice el Hagakure, una explicación del bushido de 1716 cuyo título significa literalmente “Oculto en las Hojas.” Una vez él guerrero está preparado para el hecho de morir, vive su vida sin la preocupación de morir, y escoge sus acciones basado en un principio, no en el miedo. “Si preparando correctamente el corazón cada mañana y noche, uno es capaz de vivir como si su cuerpo ya estuviera muerto, gana libertad en El Camino. Su vida entera estará sin culpa, y tendrá éxito en su llamado.”

義 Gi – Rectitud (decisiones correctas)

honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la tuya propia. Para un auténtico samurái no existen las tonalidades de gris en lo que se refiere a honradez y justicia. Sólo existe lo correcto y lo incorrecto.

勇 Yuu – Coraje

Álzate sobre las masas de gente que temen actuar. Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vivir. Un samurái debe tener valor heroico. Es absolutamente arriesgado. Es peligroso. Es vivir la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego. Es inteligente y fuerte. Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución.

仁 Jin – Benevolencia

Mediante el entrenamiento intenso el samurái se convierte en rápido y fuerte. No es como el resto de los hombres. Desarrolla un poder que debe ser usado en bien de todos. Tiene compasión. Ayuda a sus compañeros en cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.

礼 Rei – Respeto

Los samurái no tienen motivos para ser crueles. No necesitan demostrar su fuerza. Un samurái es cortés incluso con sus enemigos. Sin esta muestra directa de respeto no somos mejores que los animales. Un samurái recibe respeto no solo por su fiereza en la batalla, sino también por su manera de tratar a los demás. La auténtica fuerza interior del samurái se vuelve evidente en tiempos de apuros.

誠 Makoto – Honestidad, Sinceridad absoluta

Cuando un samurái dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en esta tierra lo detendrá en la realización de lo que ha dicho que hará. No ha de “dar su palabra” no ha de “prometer” el simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer. Hablar y hacer son la misma acción.

名誉「名譽」Meiyo – Honor

El auténtico samurái solo tiene un juez de su propio honor, y es él mismo. Las decisiones que tomas y cómo las llevas a cabo son un reflejo de quién eres en realidad. No puedes ocultarte de ti mismo.

 忠 Chuu – Lealtad

Haber hecho o dicho “algo”, significa que ese “algo” le pertenece. Es responsable de ello y de todas las consecuencias que le sigan. Un samurái es intensamente leal a aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable, permanece inclaudicablemente fiel. Para el guerrero, las palabras de un hombre son como sus huellas: puedes seguirlas donde quiera que él vaya.

Anuncios
 
3 comentarios

Publicado por en 17 julio, 2011 en Artes Marciales, Filosofía, Historia

 

3 Respuestas a “bushido

  1. Ramsés K. Mishima

    17 julio, 2011 at 18:27

    Está filosofía me recuerda al confucianismo chino o al taoísmo, las cuales se caracterizan por enunciar una serie de “normas” de conducta, ya sea para estar en armonía con la sociedad (en el caso del confucianismo) o con el Tao, en el caso del segundo. Sin embargo, estas filosofías tampoco se basan en el seguimiento de normas de manera dogmática, sino que cada quien debe descubrirlas y ponerlas en práctica para que funcionen. Así se va recreando esta forma de vida que ha sido muy productiva a lo largo de la historia para China.
    De verdad que el bushido les enseñaba a los samurais a ser verdaderos guerreros, con honor, respeto y lealtad hasta la muerte; una característica de la filosofía de Japón.

    Saludos
    http://orientallife.wordpress.com/

     
  2. Sensei Iván

    18 julio, 2011 at 15:02

    Muchas gracias por tu enriquecedor comentario, y enhorabuena por tu espacio.
    El Código del bushido bebe directamente de las diferentes fuentes filosófico-religiosas que conformaron la moralidad de los bushis, así pues, como bien dices, tiene una importante influencia del Confucionismo y del Taoísmo, que adoptaron los japoneses a lo largo de su historia, en contacto con China, y así pues y como influencia de las anteriores, también de Zen, del Budismo y del Shintoísmo.

    El Confucionismo y el Shinto, le aporta la base de moralidad popular y establecimiento de un código defenido de conducta, así como los valores éticos y la aceptación de la sociedad estamental y del samurai como clase.
    El Taoísmo, la armonia en su forma de entender la vida y la muerte, buscando de alguna manera una inmortalidad, o un espacio en la memoria colectiva del clan y/o escuela después de haber logrado esta armonía.
    El Budismo, y el Zen en particular, la aceptación de la vida y de la muerte y la liberación de las barreras psicológicas, otorgándoles un particular estoicismo y tenacidad en sus empeños, conferiendoles a ellos la potestad de ser protagonistas y también jueces de su propio destino.

    Todas estas corrientes, que en Japón se mezclaron y bebieron las unas de las otras, fueron el caldo de cultivo de las diferentes escuelas de Artes Marciales que surgieron sobretodo a partir de la era Tokugawa y hasta nuestros días, y que son practicadas y se han extendido por todo el planeta, como base filosófica de prácticamente todas las Artes Marciales surgidas en Japón, y otros países.

     
    • Ramsés K. Mishima

      21 julio, 2011 at 6:59

      No, muchas gracias a ti! y qué bien que tengas este blog. No podría complementar de otra manera que diciendo que estoy también totalmente de acuerdo y que a diferencia de lo que muchos dicen sobre las religiones en Japón, la adopción de éstas no fue un proceso aleatorio y sin fundamento, sino que supieron cómo adaptar esas nuevas concepciones para complementar su cosmovisión. Como se sabe, la religión autóctona de Japón es el Shinto, y todas las demás filosofías-religiones que entraron a Japón permean toda su cultura.
      Increíble!
      Saludos Sensei Iván

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: